Páginas

sábado, 2 de junio de 2012

El Estado nunca arremete intencionadamente contra el sentido intelectual o moral de un hombre, sino contra su cuerpo. No se arma de ingenio u honestidad superiores, sino que utiliza su mayor fuerza física.
                                                   Henry David Thoreau, La desobediencia civil (1849)

No hay comentarios:

Publicar un comentario